Mobile menu

Artículos

Reinforest

 Proyecto: Fortalecimiento comunitario para la gestión e implementación de sistemas de agua segura para las familias afectadas por la explotación extractiva en Sucumbíos y Orellana

 Resumen Ejecutivo

 En la actualidad, el agua para consumo humano en el norte de la Amazonía ecuatoriana (provincias de Sucumbíos y Orellana) se ha visto afectado por la contaminación casi generalizada de fuentes naturales de agua la baja e ineficiente cobertura de obras públicas que provean agua de calidad.

Las tasas de incidencia de cáncer, enfermedades gastrointestinales y terminales, malformaciones en neonatos son excepcionalmente altas, superando en todos los casos los valores promedios nacionales y se las relaciona al consumo de agua con trazas de hidrocarburos y metales pesados en concentraciones que superan toda norma de calidad y que tienen su origen en prácticas irresponsables de explotación extractiva (petróleo[1], agroindustria y otros) que empezaron desde finales de los años 60.

Estas personas viven a diario la paradoja de habitar un ecosistema conocido por la abundancia de agua (the Amazon rainforest) y no poder confiar en esas fuentes de agua y, en definitiva, no tener acceso a agua segura.

 

Nuestro proyecto busca fortalecer las capacidades locales necesarias para implementar una alternativa de acceso a agua segura mediante la construcción de sistemas de purificación y almacenamiento de agua lluvia (llamados “sistemas” de aquí en adelante), ya que esta es la fuente más confiable de agua en la región. Este objetivo está estructurado en dos componentes: 1) un componente técnico –construcción de los sistemas y monitoreo de los mismos; 2) un componente de fortalecimiento de actores locales para la gestión de los sistemas y del agua de la región en general.

Los sistemas de agua lluvia son una alternativa confiable en términos de calidad y cantidad que puede garantizar el acceso a agua segura para las familias usuarias. Estos sistemas se caracterizan por purificar y almacenar agua de lluvia, para uso familiar o comunitario.  

El número total de sistemas que serán construidos será determinado por los fondos asignados por la entidad donante (Rainforest Fund). El presupuesto para el siguiente proyecto es de US$ 356,925.90, con lo cual la meta para el presente proyecto será construir alrededor de 200 sistemas en total.

Este proyecto fortalecerá las capacidades y habilidades de un grupo de técnicos por comunidad, quienes estarán involucrados en la totalidad del proceso de implementación local (a nivel de comunidad), desde la construcción, hasta la gestión y posterior mantenimiento de sistemas de agua segura. Además se realizará la capacitación necesaria para el correcto uso y mantenimiento a los usuarios directos. De este modo promovemos la multiplicación del conocimiento (know-how), aseguramos que localmente haya expertos y evitamos que el conocimiento “se vaya” con quienes construyeron los sistemas.

Adicionalmente se realizará monitoreo físico-químico de la calidad del agua, y se buscará la participación y aporte de las partes involucradas a largo plazo, y se promoverá mecanismos de autogestión y autonomía financiera que aseguren la sostenibilidad de los sistemas a largo plazo.

La zona de aplicación del proyecto es principalmente en el ámbito rural y peri-urbano.Los criteriosprincipales para la selección de zonas de implementación son lugares donde se encuentran las familias más afectas por la contaminación de sus fuentes de agua y que a su vez son lugares que se ven afectados por el pobre abastecimiento público de agua. En casos excepcionales se instalarán sistemas en sectores urbanos, cuando el usuario experimente una situación que cumpla con los criterios de selección.

Las organizaciones a cargo de la implementación del proyecto son el Frente de Defensa de la Amazonia -FDA- y la Asamble a de Afectados por Texaco -ADAT-, (cada uno en su respectivo ámbito de incidencia geográfica como se detalla en el cuadro 1) quienes tienen un largo historial de estrecho trabajo coordinado con las comunidades locales para la implementación de proyectos de distinta naturaleza, incluyendo sistemas de agua de lluvia[2]. Estas organizaciones cuentan con equipos de técnicos constructores, técnicos monitores de calidad de agua, y estructuras de participación bien establecidas y reconocidas localmente.

Durante 2011, los técnicos de FDA y ADAT lideraron la construcción de 83 sistemas (correspondientes a 2 proyectos distintos). Para el presente proyecto, cada técnico (4 en total) liderará la conformación de un equipo, cada uno de los cuales tiene la capacidad de instalar hasta 15 sistemas por mes.

A partir de la experiencia adquirida, realizaremos mejorías al diseño, a fin de hacer frente a necesidades o problemáticas que han sido identificadas incluyendo mejorar la capacidad de almacenamiento que prevea épocas de estiaje, un mecanismo para contrarrestar polvo acumulado en el techo (first flush diverter) y una estructura más resistente a las condiciones de clima de la zona.

Para trabajaros organizaremos según los roles específicos en los siguientes equipos:

  1. Equipo de Ejecución estará conformado por tres miembros: un delegado del FDA que será el jefe coordinador principal, un delegado de ADAT y una coordinadora técnica. Este equipo será el encargado coordinar la ejecución de las actividades planificadas y será apoyado por un equipo de supervisión y administración de recursos.
  2. Equipos de implementación (construcción y mantenimiento a largo plazo): se conformará un equipo de 2-3 personas por comunidad, quienes serán capacitados por un líder (técnicos ya existentes). Cada equipo estará a cargo de la construcción de los sistemas en su comunidad. Una vez completada la instalación de sistemas en la comunidad, el líder técnico se desplazará y repetirá el proceso en la siguiente comunidad, favoreciendo la multiplicación del conocimeinto y el establecimiento de un grupo de personas que localmente poseen todo el conocimiento necesario para construir sistemas adicionales o dar mantenimiento futuro de modo autónomo. El número total de técnicos locales que serán entrenados dependerá del número de comunidades que participen en el proyecto.
  3. Comités de usuarios serán conformados por un miembro de cada familia usuaria y estarán a cargo de gestionar localmente la implementación de los sistemas de agua lluvia y participar de los espacios de discusión y capacitación. Adicionalmente, el presidente, vicepresidente, secretario y tesorero del comité de cada comunidad serán sujetos a capacitación más profunda para el fortalecimiento de sus capacidades con miras a incidir públicamente ante las autoridades.
  4. Equipo de monitoreo estará a cargo de dar seguimiento para el correcto funcionamiento de los sistemas de agua lluvia y de la toma e interpretación del análisis de muestras de agua.

 [1]Miles de toneladas de desechos tóxicos provenientes de explotación hidrocarburífera han sido vertidos explicando dichos grados de contaminación: 16 mil millones de galones de aguas de formación altamente cargadas de hidrocarburos y metales pesados se vertieron en los ríos y esteros, según lo ha aceptado la misma Chevron, pero se sabe que son más. Adicionalmente, hay derrames de crudo y aguas de formación a diario que continuan contaminando el suelo y agua de la región.

Desde el 2007, como parte de los esfuerzos para dar una solución al acceso a agua segura en la región, se han implementado varios proyectos que aportan al incremento de sistemas de agua lluvia en Sucumbíos y Orellana, con aporte de varias organizaciones, entre estos: UNICEF y Rainforest Fund (200 sistemas aproximadamente), Manos Unidas (32 sistemas, primera experiencia de instalación autónoma)  y Salvando un Ángel (51 sistemas).

Facebook

Twitter

Google Plus

YouTube

LinkedId